Archivo

Posts Tagged ‘Puerto Rico’

Trabajador denuncia explotación en fast foods

10 de febrero de 2012 Los comentarios están cerrados

Este video muestra la realidad de muchas y muchos trabajadores, especialmente los y las que laboran en los restaurantes de comida rápida o fast foods. Tito Román, productor del video y miembro del Partido del Pueblo Trabajador nos comenta, “Estas multinacionales ganan miles y miles de dólares diarios y muy poco aportan a la calidad de vida de nuestro pueblo. Mucho menos son dignos de darle bonos a sus empleados que llevan años sudando y generándoles riquezas.”

Lares y los aguacates

22 de diciembre de 2011 Los comentarios están cerrados

Nota: Hoy, 22 de diciembre de 2011, día de la bandera puertorriqueña y 116to aniversario de la monoestrellada, compartimos la siguiente reflexión del compañero abogado Carlos Quirós Méndez sobre el imaginario nacional independentista y los reclamos del pueblo trabajador. La reseña fue originalmente publicada en masenlucha.org poco después de la conmemoración del Grito de Lares el pasado 23 de septiembre. Se reproduce en El Laboralista con el permiso de su autor.

Lares y los aguacates
por Carlos Quirós Méndez

La conmemoración del Grito de Lares este año ha tenido un profundo significado para mí. Aparte de la organización unitaria de la actividad (que siempre es bueno) y del hecho de que por primera vez en años no me mojé como un pollo por las lluvias torrenciales, allí tuve una verdadera y profunda revelación.

Entre todos los mensajes del día me impresionó fuertemente el de un compañero, que se merece todo mi respeto, de avanzada edad (por su propia admisión) que despotricaba a diestra y siniestra sobre diferentes asuntos. Según el, tenía más dedos de la mano que sindicatos que “valieran la pena”. Interesante planteamiento, pensé. Quizás es que yo tengo más dedos que él en las manos o quizás mi criterio de “valer la pena” es distinto, pero de alguna manera me parecía incorrecto lo que se planteaba.

Pero después vino lo verdaderamente importante.

Este compañero empezó a criticar el hecho de que se estuvieran vendiendo diversas mercancías  en Lares. Que aquello parecía una plaza del mercado. Que estaba bien que las organizaciones vendieran libros (porque ayudan al desarrollo de la conciencia) pero que allí había un montón de gente vendiendo todo tipo de mercancías que nada tenían que ver con la lucha por nuestra independencia. ¡Hasta aguacates estaban vendiendo en la Plaza de la Revolución!

Admito que de momento perdí la concentración. Creo que los aguacates de Lares son los mejores de Puerto Rico. Y el hecho de que no hubiese almorzado provocó que de momento me transportara, por breves instantes, a recrear en mi mente la imagen de un sabroso almuerzo acompañado por un suculento aguacate. Me confieso. Creo que perdí la concentración por más de un momento. Porque no recuerdo más de lo que expresó el compañero después de su ataque furibundo contra los aguacates. Creo que mencionó algo sobre la necesidad de quemar banderas y asaltar cuarteles, pero realmente no puedo dar fe de que esto sea cierto.

Finalizados los discursos políticos del día pasé a buscar mis compañeros de vehículo, ya que teníamos que regresar temprano al área metropolitana. De momento recordé los aguacates objeto de la ira del compañero y, en un acto de desafío anti-patriótico, me dirigí al área de las carpas donde una gran cantidad de artesanos vendían sus mercancías. En la acera al lado de las carpas se encontraba una pareja vendiendo aguacates, los aguacates más bellos que uno pudiera imaginar.

Le pregunté al hombre que a cuanto vendía los aguacates y éste me contestó: “a dos por cinco pesos”. Maravillado por la belleza de la exquisita fruta (si… es una fruta no un vegetal) y por un precio que me parecía bajo (para mis criterios de la loza) procedí a pedirle dos. El hombre procedió a colocar dos bellos aguacates en una bolsa plástica. Y al darle los cinco pesos ocurrió algo que no me esperaba. El hombre me dijo, “Gracias por apoyar la agricultura puertorriqueña”.

Antes de que pudiera aquilatar lo que me había dicho ese hombre me di la vuelta agarrando firmemente aquella bolsa con los dos aguacates. De momento estaba más preocupado por mi pecado aberrante contra la Patria que por el comentario que me había expresado aquel hombre. Pero no había dado más de tres pasos cuando de momento tuve mi revelación.

“Gracias por apoyar la agricultura puertorriqueña”. Esas pocas palabras contenían un mensaje profundo. Aquí se encontraba un agricultor puertorriqueño, vendiendo su cosecha el día del Grito de Lares. Y este acto constituía, aparentemente, una ofensa a la dignidad de la Patria.

¿Cómo puede ser esto? pensé. Aquí se encontraba esta pareja de agricultores vendiendo aguacates para su sustento. Agricultores que se encuentran en vías de extinción debido al avance del gran capital y de la importación de frutas y vegetales de otros países. Agricultores que aprovechan para vender su cosecha el único día que asiste la gente masivamente a Lares. Salen, como el jibarito de Rafael Hernández, locos de contento con su cargamento para la ciudad. Pero Lares no es una ciudad. Es un pequeño pueblo del centro de la isla que, al igual que muchos, se muere de necesidad.

Y entonces, ¿Por qué constituye una afrenta a la Patria vender aguacates en la Plaza de Lares? ¿Acaso un Puerto Rico libre no necesita de sus agricultores? ¿Y donde dejamos  nuestro reclamo por la soberanía alimentaria? Todas estas preguntas me atormentaban mientras me hacía camino entre la multitud agarrando aquella bolsa que contenía la evidencia de mi delito.

¿Y que pasa con los demás que venden sus mercancías en Lares? Aquellos artesanos que tradicionalmente venden sus jabones, sus bordados o sus artículos de cuero. ¿Era eso también un delito contra la Patria? ¿O acaso no era éste un grupo de pequeños productores tratando de sobrevivir? Pequeños productores que, al igual que aquella pareja que vendía aguacates, forman parte de la pequeña burguesía según definimos en la terminología marxista. Pequeña burguesía que ha constituido históricamente el aliado natural de la clase obrera.

Entonces reflexioné sobre el hecho de que a Lares vamos a conmemorar una gesta histórica en la lucha por nuestra independencia nacional. Una lucha contra el despotismo político y económico que ahogaba a los productores puertorriqueños. Productores que como aquella pareja en Lares, vendían su cosecha en el pueblo más cercano.

Entonces miré mis aguacates y me pregunté: ¿Será por esto que la independencia tiene tan poco apoyo entre el pueblo? ¿Será acaso porque no acabamos de entender que la independencia no tiene sentido si no tiene sentido para los más necesitados? ¿Para el obrero explotado, para el agricultor al borde de la bancarrota, para todas y todos los marginados?

Finalmente llegué al carro con mis dos aguacates, sudado por el intenso calor de la tarde lareña, pero ya sin un ápice de sentimientos de culpa. Al contrario, me encontraba orgulloso de haber apoyado la agricultura puertorriqueña. El orgullo producto de esta revelación me llevó inexorablemente a conclusiones dignas de un hereje político-gastronómico. Quizás la conmemoración del Grito de Lares debe cambiar. Quizás debe ser una gran feria agrícola donde nuestros campesinos puedan llevar su cosecha. Quizás debe ser una gran feria de artesanía en que nuestros pequeños productores puedan ofrecer sus creaciones. Quizás debe ser una fiesta obrera en que los trabajadores puedan recuperar su historia de lucha contra la opresión y la esclavitud.

Quizás debamos transformar a Lares de templo del independentismo a una gran celebración del pueblo trabajador en que los marginados y los más necesitados acudan masivamente. Y una vez allí, quizás entonces podamos compartir con estos sectores la idea de que es necesaria la independencia.

Y quizás también podamos todos comprar aguacates en paz.

Revés a despidos en Educación, Justicia y Ciencias Forenses

30 de octubre de 2009 Los comentarios están cerrados

El Tribunal Superior de San Juan revocó el despido de cerca de 6,000 empleados del Departamento de Educación, seis empleados de Ciencias Forenses y una empleada de Justicia.  Ver la noticia aquí.

Dos nuevas demandas contra despidos Ley 7

23 de octubre de 2009 Los comentarios están cerrados

El Nuevo Día reportó hoy que dos recursos de interdicto fueron presentados ante el Tribunal Superior de San Juan en representación de cerca de 6,000 empleados del Departamento de Educación.    Los recursos fueron radicados a nombre de 4,000 empleados de vigilancia y conservación y mantenimiento del sistema público de enseñanza y 1,800 empleados de la unidad apropiada del personal profesional, administrativo, secretarial y de oficina (PASO) de Educación.

Esta semana,  el Tribunal Superior dejó sin efecto las cartas de cesantía de 41 empleados del Sindicato de Bomberos Unidos de Puerto Rico (SBU) porque el Cuerpo de Bomberos no cumplió con los requisitos de notificación exigidos en la Ley 7 (PDF).  Las reclamaciones de los empleados de Educación, explicó Wendell Bonilla Valdés, abogado del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores.  “Son reclamaciones similares por un incumplimiento de parte de la agencia de notificarle a la unión tanto la certificación de antiguedad como la carta de cesantía”, dijo Bonilla Valdés.

Categorías:Tribunales Etiquetas: , , ,

MAS denuncia cacería de brujas

23 de octubre de 2009 Los comentarios están cerrados

(San Juan – Puerto Rico, 23 de octubre de 2009) El Movimiento al Socialismo exigió en la tarde de hoy a los propietarios de la Caribbean Petroleum que expliquen por qué permitieron que la falta de mantenimiento a los tanques expusiera a nuestra isla a uno de los mayores desastres ambientales acaecidos en mucho tiempo. Situación que se ha convertido en una pesadilla para los trabajadores y residentes de comunidades aledañas.

“Según unas declaraciones de la UTIER, la conservación de las facilidades estaba abandonada. Ayer se hacía una reparación para corregir una filtración de combustible y cuando la situación se hizo crítica se desalojó a todo el personal. Esto explica por qué afortunadamente no hubo víctimas fatales”, explicó el Lcdo. Alvin R. Couto de Jesús. “Sin embargo, nos preocupa que a estas horas no se haya pronunciado la administración del complejo industrial para aclarar la situación. Esto da espacio a que la desinformación y especulación promuevan discusiones estériles sobre el origen y causa del incendio”.

El MAS coincide en que las responsabilidades de la Gulf [nombre de marca de Caribbean Petroleum] son de esa compañía. “No es momento de andar anunciando cacerías de brujas ni investigaciones criminales. Es a la Gulf a quien le corresponde asumir su responsabilidad y reparar los daños que haya ocasionado al país. Esta compañía se lucra del bolsillo de todos los consumidores de energía y ahora hace silencio para que sea el estado quien responda por su falta de diligencia en el mantenimiento y reparación de sus facilidades. Esperamos que el gobierno le pase la factura de los daños creados innecesariamente al país”, manifestó Couto.

Esta situación sólo se explica cuando los empresarios ponen sus ganancias por encima de nuestras vidas. “Estos desastres industriales ponen en peligro la vida de los trabajadores y comunidades. Están causados por el intento  de los patronos de aumentar sus ganancias reduciendo sus medidas de mantenimiento y limpieza. El problema se agrava cuando se mantiene en secreto situaciones de peligro, accidentes y amenazas. Debemos exigir que cualquier negligencia no quede impune y la empresa pague por los daños”, manifestó Rafael Bernabe, portavoz de la organización. “Denunciamos al gobernador Luis Fortuño porque no está pidiendo debidas cuentas a la empresa por este desastre. Este tipo de desastre no es más que una manifestación extrema de como el capital pone sus ganancias por encima de nuestras vidas”.

El Movimiento al Socialismo denunció además que Figueroa Sancha y sus lugartenientes estén tejiendo teorías terroristas o criminales para ensombrecer la vigorosa oposición sindical, comunitaria y política que se ha reunido contra la actual administración.  Según la organización, el gobierno está tapando la irresponsabilidad de Caribbean Petroleum con una bola de humo mediático cuyo fin es causar desasosiego y confusión. “Si es verdad que la policía, según Rosa Carrasquillo tenía confidencias sobre este evento, entonces el superintendente es un incompetente y debe renunciar. No descartamos que la estrategia sea fabricar casos contra sectores en lucha para desviar la atención de todas las consecuencias generadas por la explosión”, dijeron los portavoces.

*     *    *

Más información sobre el incendio aquí, aquí y aquí.

Otro fallo contra despidos bajo Ley 7

20 de octubre de 2009 Los comentarios están cerrados

Rebecca de León, jueza superior de San Juan, revocó el despido de 22 empleados de la Oficina de Servicios con Antelación al Juicio y ordenó a la Junta de Reestructuración Económica y Fiscal excluir a los empleados de esa dependencia del plan de cesantías.  Lea la noticia aquí y aquí.

Tribunal deja sin efecto cesantía de bomberos

20 de octubre de 2009 Los comentarios están cerrados

El Tribunal Superior de San Juan expidió un interdicto o injunction permanente a favor de 41 empleados del Sindicato de Bomberos Unidos de Puerto Rico (SBU), quienes habían recibido cartas de despido al amparo de la Ley 7.  El Nuevo Día reportó que el juez Carlos Dávila Vélez dejó sin efecto las cartas de cesantía porque éstas no cumplieron con el debido proceso de ley.

La sentencia del tribunal dictaminó que:

La petición del Sindicato de Bomberos Unidos cumple con los criterios del ’injunction’ permanente. La parte demandante prevaleció en los méritos con su planteamiento consistente en que se violó el debido proceso de ley de los trabajadores al no notificarse las certificaciones y la decisión final al sindicato.

logobom

El artículo 37.04 de la Ley 7 del 9 de marzo de 2009 (PDF) establece que las cesantías de empleados permanentes o de carrera se han de efectuar observando únicamente el criterio de antigüedad, de modo que los empleados de menor antigüedad sean cesanteados primero, y dispone el procedimiento a seguir para ejecutar los despidos.  La notificación de despido debe hacerse por escrito y entregada al empleado a la mano o por correo.  Ésta ha de apercibirlo de su derecho a impugnar el despido.  La agencia, además, está obligada a certificar la determinación de antigüedad a los empleados afectados y, de ellos tener representación sindical, al gremio que los representa.

El Tribunal halló que el Cuerpo de Bomberos no notificó al SBU las certificaciones de antigüedad de los miembros de la unidad apropiada y que la lista que se entregó al sindicato sobre los trabajadores que serían despedidos no indicaba la fecha de efectividad ni se le apercibía al gremio que los empleados afectados podían solicitar una revisión.

El liderato del SBU considera un triunfo la decisión del Tribunal.  Su Presidente, José Tirado, indicó:

Estamos de fiesta porque yo creo que es el primer caso que se ven (sic) en uno de los tribunales de Puerto Rico, y el juez emitió una orden dejando sin efecto las cesantías. Por tal motivo, creemos que Fortuño, en esta ocasión, tiene una oportunidad más para dejar sin efecto estas cesantías de estos compañeros que fueron cesanteados ilegalmente.

La celebración pudo ser prematura.  Según reportó El Nuevo Día en un segundo artículo publicado ayer, el Cuerpo de Bomberos ya reinició el proceso de cesantías en esa dependencia con el fin de cumplir con los requisitos en la Ley.

Queda por ver si los empleados afectados del Cuerpo de Bomberos o alguna otra agencia han de presentar un caso que impugne, en parte o en su totalidad, la constitucionalidad de la Ley 7.  En mi opinión, la suspensión unilateral de aumentos de salarios y beneficios acordados por convenio colectivo (Art. 38.02) no cumple con la garantía constitucional del debido proceso de ley porque el estatuto no provee a los empleados afectados la oportunidad de impugnar la suspensión vía vista administrativa. Ver Perry v. Sindermann, 408 U.S. 593, 601 (1972) (estableciendo que el interés de una persona en un beneficio laboral es un interés propietario para efectos del debido proceso de ley si existen normas o acuerdos explícitos que sostengan el reclamo de tener un derecho al beneficio y éstos puedan ser invocados durante una vista.)

Categorías:Tribunales Etiquetas: , , ,
A %d blogueros les gusta esto: