Archivo

Archive for 22 diciembre 2011

Lares y los aguacates

22 de diciembre de 2011 Los comentarios están cerrados

Nota: Hoy, 22 de diciembre de 2011, día de la bandera puertorriqueña y 116to aniversario de la monoestrellada, compartimos la siguiente reflexión del compañero abogado Carlos Quirós Méndez sobre el imaginario nacional independentista y los reclamos del pueblo trabajador. La reseña fue originalmente publicada en masenlucha.org poco después de la conmemoración del Grito de Lares el pasado 23 de septiembre. Se reproduce en El Laboralista con el permiso de su autor.

Lares y los aguacates
por Carlos Quirós Méndez

La conmemoración del Grito de Lares este año ha tenido un profundo significado para mí. Aparte de la organización unitaria de la actividad (que siempre es bueno) y del hecho de que por primera vez en años no me mojé como un pollo por las lluvias torrenciales, allí tuve una verdadera y profunda revelación.

Entre todos los mensajes del día me impresionó fuertemente el de un compañero, que se merece todo mi respeto, de avanzada edad (por su propia admisión) que despotricaba a diestra y siniestra sobre diferentes asuntos. Según el, tenía más dedos de la mano que sindicatos que “valieran la pena”. Interesante planteamiento, pensé. Quizás es que yo tengo más dedos que él en las manos o quizás mi criterio de “valer la pena” es distinto, pero de alguna manera me parecía incorrecto lo que se planteaba.

Pero después vino lo verdaderamente importante.

Este compañero empezó a criticar el hecho de que se estuvieran vendiendo diversas mercancías  en Lares. Que aquello parecía una plaza del mercado. Que estaba bien que las organizaciones vendieran libros (porque ayudan al desarrollo de la conciencia) pero que allí había un montón de gente vendiendo todo tipo de mercancías que nada tenían que ver con la lucha por nuestra independencia. ¡Hasta aguacates estaban vendiendo en la Plaza de la Revolución!

Admito que de momento perdí la concentración. Creo que los aguacates de Lares son los mejores de Puerto Rico. Y el hecho de que no hubiese almorzado provocó que de momento me transportara, por breves instantes, a recrear en mi mente la imagen de un sabroso almuerzo acompañado por un suculento aguacate. Me confieso. Creo que perdí la concentración por más de un momento. Porque no recuerdo más de lo que expresó el compañero después de su ataque furibundo contra los aguacates. Creo que mencionó algo sobre la necesidad de quemar banderas y asaltar cuarteles, pero realmente no puedo dar fe de que esto sea cierto.

Finalizados los discursos políticos del día pasé a buscar mis compañeros de vehículo, ya que teníamos que regresar temprano al área metropolitana. De momento recordé los aguacates objeto de la ira del compañero y, en un acto de desafío anti-patriótico, me dirigí al área de las carpas donde una gran cantidad de artesanos vendían sus mercancías. En la acera al lado de las carpas se encontraba una pareja vendiendo aguacates, los aguacates más bellos que uno pudiera imaginar.

Le pregunté al hombre que a cuanto vendía los aguacates y éste me contestó: “a dos por cinco pesos”. Maravillado por la belleza de la exquisita fruta (si… es una fruta no un vegetal) y por un precio que me parecía bajo (para mis criterios de la loza) procedí a pedirle dos. El hombre procedió a colocar dos bellos aguacates en una bolsa plástica. Y al darle los cinco pesos ocurrió algo que no me esperaba. El hombre me dijo, “Gracias por apoyar la agricultura puertorriqueña”.

Antes de que pudiera aquilatar lo que me había dicho ese hombre me di la vuelta agarrando firmemente aquella bolsa con los dos aguacates. De momento estaba más preocupado por mi pecado aberrante contra la Patria que por el comentario que me había expresado aquel hombre. Pero no había dado más de tres pasos cuando de momento tuve mi revelación.

“Gracias por apoyar la agricultura puertorriqueña”. Esas pocas palabras contenían un mensaje profundo. Aquí se encontraba un agricultor puertorriqueño, vendiendo su cosecha el día del Grito de Lares. Y este acto constituía, aparentemente, una ofensa a la dignidad de la Patria.

¿Cómo puede ser esto? pensé. Aquí se encontraba esta pareja de agricultores vendiendo aguacates para su sustento. Agricultores que se encuentran en vías de extinción debido al avance del gran capital y de la importación de frutas y vegetales de otros países. Agricultores que aprovechan para vender su cosecha el único día que asiste la gente masivamente a Lares. Salen, como el jibarito de Rafael Hernández, locos de contento con su cargamento para la ciudad. Pero Lares no es una ciudad. Es un pequeño pueblo del centro de la isla que, al igual que muchos, se muere de necesidad.

Y entonces, ¿Por qué constituye una afrenta a la Patria vender aguacates en la Plaza de Lares? ¿Acaso un Puerto Rico libre no necesita de sus agricultores? ¿Y donde dejamos  nuestro reclamo por la soberanía alimentaria? Todas estas preguntas me atormentaban mientras me hacía camino entre la multitud agarrando aquella bolsa que contenía la evidencia de mi delito.

¿Y que pasa con los demás que venden sus mercancías en Lares? Aquellos artesanos que tradicionalmente venden sus jabones, sus bordados o sus artículos de cuero. ¿Era eso también un delito contra la Patria? ¿O acaso no era éste un grupo de pequeños productores tratando de sobrevivir? Pequeños productores que, al igual que aquella pareja que vendía aguacates, forman parte de la pequeña burguesía según definimos en la terminología marxista. Pequeña burguesía que ha constituido históricamente el aliado natural de la clase obrera.

Entonces reflexioné sobre el hecho de que a Lares vamos a conmemorar una gesta histórica en la lucha por nuestra independencia nacional. Una lucha contra el despotismo político y económico que ahogaba a los productores puertorriqueños. Productores que como aquella pareja en Lares, vendían su cosecha en el pueblo más cercano.

Entonces miré mis aguacates y me pregunté: ¿Será por esto que la independencia tiene tan poco apoyo entre el pueblo? ¿Será acaso porque no acabamos de entender que la independencia no tiene sentido si no tiene sentido para los más necesitados? ¿Para el obrero explotado, para el agricultor al borde de la bancarrota, para todas y todos los marginados?

Finalmente llegué al carro con mis dos aguacates, sudado por el intenso calor de la tarde lareña, pero ya sin un ápice de sentimientos de culpa. Al contrario, me encontraba orgulloso de haber apoyado la agricultura puertorriqueña. El orgullo producto de esta revelación me llevó inexorablemente a conclusiones dignas de un hereje político-gastronómico. Quizás la conmemoración del Grito de Lares debe cambiar. Quizás debe ser una gran feria agrícola donde nuestros campesinos puedan llevar su cosecha. Quizás debe ser una gran feria de artesanía en que nuestros pequeños productores puedan ofrecer sus creaciones. Quizás debe ser una fiesta obrera en que los trabajadores puedan recuperar su historia de lucha contra la opresión y la esclavitud.

Quizás debamos transformar a Lares de templo del independentismo a una gran celebración del pueblo trabajador en que los marginados y los más necesitados acudan masivamente. Y una vez allí, quizás entonces podamos compartir con estos sectores la idea de que es necesaria la independencia.

Y quizás también podamos todos comprar aguacates en paz.

Anuncios

El Duende Boricua: ¿sátira merecida o propaganda anti-obrera?

17 de diciembre de 2011 Los comentarios están cerrados

Este vídeo está haciendo sus rondas por facebook y otros portales de internet. Ha sido visto sobre 80,000 100,000 veces en youtube. El dibujo animado nos relata la historia de un duende boricua cesanteado por Fortuño que se va a trabajar a la fábrica de juguetes de Santa Claus en el polo norte. Como todos los boricuas, nos cuenta el vídeo, el duende es vago y vividor. Éste influencia a los demás duendes, quienes eventualmente amenazan irse en huelga por las condiciones de trabajo. Santa Claus resuelve el conflicto laboral cerrando la fábrica, despidiendo a los duendes (al amparo de la Ley 7) y privatizando la producción de juguetes. ¿Qué opinan ustedes? ¿Sátira merecida o propaganda anti-obrera? Deja un comentario.

.

Actualización:

El creador de “El Duende Boricua” explicó la intención detrás del dibujo animado. Reynaldo León de León Animation Studio, nos dice en la página del vídeo en youtube:

Ok gente, quiero aclarar algo porque ya se están cogiendo las cosas a pecho.

Primero: Este video NO FUE auspiciado por el PNP ni por el gobierno actual.

Segundo: NO JUSTIFICO los despidos de la ley 7. Si leen bien la ley 7 lo que plantea es una solución facil para el patrono hacer despidos inmediatos sin tener obligación alguna con los despedidos. La forma en que hicieron los despidos del gobierno fue torpe y atropellada. Eso lo reconozco.

Mi video es una critica al buscón y al dejáo.

Creo en la explicación del animador. No tengo razón para no creerle. De hecho, recomiendo que visiten la página de León Animation Studio y vean el resto de su trabajo. Pero, intenciones a un lado, el vídeo presenta una imagen estereotipada y negativa del trabajador puertorriqueño, especialmente aquel empleado en el sector público. Presenta a los empleados puertorriqueños como vagos, buscones y vividores que utilizan toda clase de ardid para evitar trabajar y cogerlo suave. Recuerden, el vídeo no presenta la historia de un duende boricua vago y buscón entre muchos otros duendes boricuas trabajadores. Es la historia de el duende boricua, mañoso y malicioso, entre otros duendes rubios y, presumimos, de países nórdicos que trabajaban sin cesar en la producción de juguetes para navidad. Los duende rubios son muy trabajadores; el duende boricua, en cambio, “como todo boricua” es vago y buscón.

Igualmente, el vídeo trivializa los reclamos obreros de los empleados públicos con un mensaje claramente anti-obrero y anti-sindical que sirve de apología a la Ley 7 y la privatización de servicios públicos. Una vez se le pegan las mañas del duende boricua a los otros duendes, éstos organizan una unión para reclamar mejores salarios y días de vacaciones. Ello es inaceptable hasta para el dadivoso Santa Claus, quien decide cesantear a todos lo duendes (nada más, ni nada menos, que al amparo de la Ley 7) y privatizar la producción de juguetes. Santa Claus eventualmente vuelve a contratar a todos los duendes, excepto a uno, el que influenció con sus mañas al resto de sus compañeros y los llevó a reclamarle al patrono mejores salarios y beneficios, el “buscón” y “dejao” duende boricua. Éste, contrario a los demás duendes, se rehusó a trabajar por la mitad del salario que antes percibía.

DTRH publica lista de patronos exonerados de pagar bono navideño

14 de diciembre de 2011 Los comentarios están cerrados

El Nuevo Día informó hoy que “[e]l Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) eximió este año a 762 patronos del pago del bono de Navidad.” Ello se traducirá a miles de trabajadores y trabajadoras que no recibirán su bono anual en la época de más necesidad para muchas familias.

Según el artículo del periódico:

Este año abundan las exenciones a los negocios de comida, que es uno de los renglones que también encabeza los primeros lugares en la radicación de quiebras en la Corte Federal.

Los restaurantes que solicitaron que se les eximiera del pago del bono van desde algunos dueños de franquicias como Pizza Hut, Taco Bell, KFC, Sizzler, Uno y Ponderosa, hasta los más finos como La Casona, La Piccola Fontana y Perla en La Concha.

Otros negocios que no lo pagarán son: Budatai, Parrot Club, Fuddruckers, La Guardarraya, Bar Gitano, La Bombonera y Shannan’s Irish Pub.

El listado incluye también numerosas empresas en el sector de hoteles, paradores, instituciones educativas y comercios. Entre ellos están: Supermercados Pitusa, Pueblo, Inc., Clubman, el hotel Horned Dorset Primavera en Rincón, la mueblería A la Orden Discount-El Piex Puertorriqueño, Roger Electric y American Parking System.

Hay además varias compañías de seguridad, empresas de construcción, compañías de servicio y manufactureras. Entre ellas están: La Aguadillana, RD Medical Manufacturing, Quality Windows & Doors, Securitas Security Services of PR y Master Aggregates Toa Baja Corp.

Para leer el artículo en el Nuevo Día, presione aquí.

Para ver la lista de patronos exonerados por el DTRH, presione aquí.

Victoria laboral para empleados despedidos de El Vocero

13 de diciembre de 2011 Los comentarios están cerrados

La Unión de Periodistas, Artes Gráficas y Ramas Anexas (UPAGRA) informó hoy en un comunicado de prensa que la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (JNRT) halló que El Vocero violó la ley al despedir a 107 unionados de su Departamento de Circulación en julio del 2009. Según el comunicado, la JNRT ordenó a El Vocero a ofrecerles empleo a los trabajadores que despidió ilegalmente, “sin menoscabo de su antigüedad, ni de otros derechos que gozaban para aquella fecha.” El Vocero tendrá que compensar a los trabajadores despedidos por pérdida de ingresos y beneficios.

La Junta, además, ordenó a El Vocero que cese y desista de negarse a negociar con la UPAGRA la contratación de terceros para realizar las tareas de circulación del periódico. Tampoco puede cambiar unilateralmente y sin negociar los días de cobro, el plan médico, las vacaciones de los empleados, la paga por terminación de empleo y el derecho a desplazar (bumping) cuando ocurren cesantías, entre otros asuntos.

“La lucha tenaz y constante de los compañeros de El Vocero en defensa y reclamo de sus derechos explica esta decisión de la Junta. Nuestro respeto y aplauso a estos compañeros que no se han dejado amedrentar por El Vocero. No sabemos cómo reaccionará el periódico, pero sí sabemos que la lucha seguirá hasta que consigamos la justicia que ese patrono se ha empeñado en pisotear”, subrayó José G. Ortega, presidente de la UPAGRA.

Para leer el Comunicado de Prensa de UPAGRA, presione aquí.

Para leer la decisión del Juez Administrativo Michael Rosas, la cual fue avalada por la JNRT, presione aquí.

¿Qué hago si no recibo el bono de navidad?

9 de diciembre de 2011 Los comentarios están cerrados

Si esperabas un bono de navidad y no lo recibiste, sigue los siguientes pasos para determinar si tienes derecho al mismo, calcular la cantidad debida y reclamar su pago.

Paso #1: Determina si tienes derecho a un bono de navidad

La Ley del Bono de Navidad dispone que todo empleado que haya trabajado 700 horas o más para un patrono no exento durante el período de 12 meses comprendido entre el 1ro de octubre del año anterior y el 30 de septiembre del año corriente tiene derecho a recibir el bono anual o navideño.* El bono debe pagarse entre el 1ro y el 15 de diciembre de cada año, sujeto a una penalidad en caso de pagarse tardíamente. Esta fecha, sin embargo, puede ser variada mediante acuerdo escrito entre el patrono y los empleados, y cumpliendo con la reglamentación aplicable. De igual manera, las disposiciones de la ley no aplican en aquellos casos en que los empleados reciban un bono anual mediante convenio colectivo.

Para verificar si tienes derecho a recibir el bono navideño, primero, coteja si trabajaste 700 horas o más durante el referido período. Por ejemplo, para determinar si eres elegible para recibir el bono navideño del 2011, calcula las horas trabajadas entre el 1ro de octubre de 2010 y el 30 de septiembre de 2011. Luego verifica si el total de horas trabajadas durante ese período suman a 700 horas o más.

Segundo, cerciorate de que no estás excluido(a) de las disposiciones de la ley. Las personas empleadas en actividades agrícolas, en el servicio doméstico o en residencia de familia, o en instituciones de fines caritativos y los funcionarios y empleados del Estado Libre Asociado que ocupan un cargo, puesto o empleo de carácter irregular están excluidos de las disposiciones de la Ley del Bono de Navidad y no tienen derecho a bono navideño alguno.

En tercer lugar, averigua si tu patrono no está exento del pago. No todo patrono tiene la obligación de pagar un bono navideño. Esto es porque los patronos pueden solicitar una exención total o parcial del pago del bono a sus empleados por quiebra, insolvencia o porque el total pagadero en concepto de bonos excedería el 15% de las ganancias netas del patrono para el período de tiempo arriba indicado. El Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) es la agencia encargada de recibir, evaluar y aprobar o no aprobar las solicitudes de exención. Para saber si tu patrono recibió exoneración debes comunicarte con el DTRH al 754-5353 o presiona aquí para ver la lista.

¿Qué tal si ya no trabajo para el patrono? ¿Tengo derecho al bono? Si trabajaste 700 horas o más durante el período comprendido entre el 1ro de octubre del año anterior al del bono y el 30 de septiembre del año del bono, no eres uno de los tipos de empleados excluidos por la ley y tu patrono no está exonerado del pago por el DTRH, tendrás derecho al bono de navidad aunque ya no trabajes con el patrono, independientemente de si renunciaste o te despidieron.

 

Paso #2: Calcula el total del bono de navidad al que tienes derecho

Según la Ley de del Bono de Navidad, aquellos patronos que empleen a más de 15 individuos, deberán pagar a los empleados que cualifiquen un bono equivalente al 6% de su salario, hasta un máximo de $10,000 en la base de salario (es decir, hasta $600 de bono). En cambio, aquellos patronos que empleen hasta 15 empleados pagarán un bono equivalente al 3% del salario de cada empleado, también hasta un máximo de $10,000 en la base de salario (es decir, hasta $300 de bono).

Si, por ejemplo, tu salario anual es de $10,000.00 o más, tendrás derecho a un bono de $600.00 si tu patrono emplea más de 15 personas; $300.00 si emplea 15 personas o menos. En cambio, si tu salario anual es de $8,000.00 tendrás derecho al 6% o, lo que es lo mismo, $480.00 si tu patrono emplea más de 15 personas; $240.00 si emplea 15 personas o menos.

Recuerda, si cualificas para recibir el bono de navidad, tu patrono está obligado a pagarte la totalidad del bono entre el 1ro y el 15 de diciembre del año en que el bono es pagadero, salvo que medie un acuerdo escrito entre el patrono y los empleados que cumpla con la reglamentación aplicable o que se haya pactado un bono anual por convenio colectivo. De no recibir el bono navideño en o antes del 15 de diciembre, tendrás derecho, en adición al bono, una suma igual a la mitad del bono en concepto de compensación adicional cuando el pago se haya efectuado dentro de los primero seis meses de su incumplimiento. Si tu patrono tarda más de seis meses en efectuar el pago, vendrá obligado a pagar otra suma igual al bono, como compensación adicional.

Paso #3: Reclama el pago de tu bono navideño

Si a tu patrono se le “olvidó” pagarte el bono, es recomendable que trates de obtener el pago del bono navideño, más cualquier penalidad reconocida en la Ley, directamente de él. Si se negara, siempre puedes radicar una querella utilizando el procedimiento sumario establecido en la Ley Núm. 2 del 17 de octubre de 1961, según enmendada, 32 L.P.R.A Sec. 3118 y siguientes. La querella puede presentarse pro se (sin abogado o abogada) y su radicación en el tribunal no requiere el pago de sellos o cancelación de aranceles. No obstante, es siempre recomendable que te asesores con un abogado o una abogada antes de presentar la misma.

* En el caso de los empleados que laboran en los muelles, el requisito es de 100 horas o más.

Déjanos saber si te dieron el bono que esperabas…

 .
A %d blogueros les gusta esto: